Mamparas de baño y ducha


Las mamparas de ducha y bañera son un elemento muy importante del equipo que compone tu baño. Evitan las salpicaduras de agua que pueden estropear el suelo de tu baño, aíslan el recinto de la bañera o ducha y conservan el calor que genera el agua. Por este motivo, debes prestar atención a la hora de instalar una ya que, para que puedan cumplir con estas funciones, es importante que tomes tu tiempo para escoger un modelo de calidad que se ajuste a tu cuarto de baño. El aspecto decorativo puedes considerarlo una vez tengas claras cuáles son las características de la mampara de ducha que requiere tu aseo. Atendiendo a esta cuestión, deberás decidir si puedes integrar la mampara que elijas, o si puedes encargar una a medida para que cumpla con los requisitos del plato de ducha o bañera

Para hacer una buena elección debes conocer los componentes que tiene la mampara, ya que son elementos clave:

  • Vidrio: Todas las puertas de las mamparas de ducha están realizadas con vidrio templado de seguridad. Es casi imposible de romper. En caso de accidente lo haría en trozos muy pequeños y redondeados, por lo que el peligro de tener un accidente es mínimo. Encontrarás mamparas con vidrio transparente, opaco y decorado para darle personalidad a tu baño.

  • Perfiles: Los perfiles son de aluminio, material ideal para la ducha porque es inoxidable y muy duradero. Lo más habitual es encontrar mamparas de ducha en acabado cromado y plateado, aunque también hay modelos lacados en blanco.

  • Rodamientos: Los rodamientos son las piezas que garantizan el cierre y apertura de las puertas en las mamparas correderas. Se están imponiendo los rodamientos dobles que aseguran el deslizamiento fácil y seguro. De esta forma, cada puerta consta de 8 rodamientos.
    Hay rodamientos de repuesto de todos los modelos y combinaciones como doble arriba y sencillo abajo, sencillo arriba y abajo y doble tanto arriba como abajo.

  • Gomas de estanqueidad: Son las juntas que hacen que la mampara no pierda nada de agua.

  • Perfiles de compensación: Son los que unen las mamparas con las paredes. Su función es "compensar" los posibles desplomes de las paredes respecto al plato. También permiten que las mamparas tengan una extensión de medida para adaptarse a las medidas reales del plato de ducha una vez instalado. Esto significa que los platos de ducha sin instalar tienen unas medidas (por ejemplo 80x80), pero cuando los colocas en tu baño, el azulejo monta en el plato y resulta una medida real inferior (77x77 o 78x78 etc.) Los perfiles de compensación sirven para subsanar estas diferencias

Es importante que tengas en cuenta la altura de la mampara de ducha, ya que debe tener la altura suficiente para sobrepasar la de las personas que vayan a utilizarla. También puedes decidir en función de dónde tengas colocado el teléfono de la ducha, si está muy alto lógicamente tu mampara debe ser alta también. Lo normal es que las mamparas tengan una longitud de 1,80 o 1,90 cm..

Tipos de Apertura Existen 4 tipos distintos que pasamos a detallar (siendo las tres primeras de cerramiento total y la última de cerramiento parcial):

  • Mamparas Correderas: Este tipo de apertura es el más extendido en los cuartos de baño. Podemos encontrarlo en platos de todo tipo: cuadrados, semicirculares, rectangulares, etc.

    El mecanismo de este tipo de apertura es el siguiente: la puerta de la mampara se desliza por la parte fija de ésta gracias a los rodamientos que incorporan las puertas. Otra de las ventajas de este tipo de mamparas es la total estanqueidad que nos ofrece

  • Mamparas Abatibles: El modo de funcionamiento de éstas es con la apertura de su puerta sobre una bisagra atornillada a la pared. Este tipo de mamparas requieren de más espacios que las correderas, ya que su puerta suele abrir hacia la parte exterior del plato. Existen alternativas para que este espacio de apertura se reduzca, pero hay que tenerlas en cuenta a la hora de la medición.

    El mecanismo de este tipo de apertura es el siguiente: la puerta de la mampara se desliza por la parte fija de ésta gracias a los rodamientos que incorporan las puertas. Otra de las ventajas de este tipo de mamparas es la total estanqueidad que nos ofrece

    El espacio extra que se necesita es uno de sus inconvenientes. El otro es el agua que cae al suelo al abrir la puerta de la mampara. Frente a la estanqueidad total de las correderas, las mamparas abatibles fallan un poco

    Por el contrario visualmente son estupendas, con un toque mucho más minimalista y casi sin perfiles

    Igualmente su limpieza es muy sencilla. También es más sencilla la entrada al plato, por lo que son perfectas para personas con problemas de movilidad.

  • Mamparas Plegables: EÉste es el sistema menos utilizado de los que hemos visto, pero es perfecto para baños de espacio muy reducido. El frontal de este tipo de mamparas se divide en dos puertas, sujetas éstas por un eje central. Al abrirlas, las puertas se cierran para dentro, y al cerrarlas, éstas se extienden protegiendo la salida de agua al exterior.

    Generalmente este tipo de modelos tiene la apertura para el interior, pero actualmente se está optando también por un sistema hacia el exterior para que no haya ningún tipo de bloqueo a la hora de abrir la puerta. Aunque al abrirse hacia afuera, el agua sale con ella.

  • Especiales o Walk In: Se trata de soluciones abiertas, muy integradoras y minimalistas. Si lo que buscas es una zona de ducha moderna, esta opción es idónea. Además, son muy fáciles de limpiar y mantener. Puedes encontrar mamparas de 1 o 2 hojas y con opción de fijo, para un mejor cierre de la ducha..

    El mecanismo de este tipo de apertura es el siguiente: la puerta de la mampara se desliza por la parte fija de ésta gracias a los rodamientos que incorporan las puertas. Otra de las ventajas de este tipo de mamparas es la total estanqueidad que nos ofrece

Materiales

  • Aluminio
  • Cristal
  • Forja y Hierro
  • Pvc