Puertas practicables y correderas


Las puertas separan estancias, proporcionan intimidad, decoran

Existen diferentes diseños, acabados y tipos de apertura (abatible, corredera o plegable) para ajustarse a la estancia, al uso y al espacio disponible:

El tipo de apertura de las puertas de interior varía en función del uso y del espacio disponible. Por lo general, el hueco para la puerta de un salón es más grande de manera que puedes optar por una puerta de doble hoja o por una solución con una parte fija y otra móvil.

Si quieres ganar unos centímetros en tu estancia es recomendable decantarse por una apertura corredera, que no ocupa espacio al abrirse, a diferencia de las abatibles. Las plegables también optimizan el espacio y puedes hacerlas más anchas fácilmente. Solo tienes que añadir lamas.

Dentro de las correderas diferenciamos entre empotradas o sobrepuestas. Empotradas. Pueden ser dobles o simples, requieren obra porque la hoja se empotra dentro del muro o de las placas de cartón yeso. Ofrecen más solidez y estanqueidad.

Sobrepuestas. Quedan suspendidas de una guía fijada en la pared y no necesitan ningún tipo de trabajo de albañilería. Son simples y no obligan a cambiar enchufes, interruptores o cableados eléctricos.

Además del sistema de apertura, en el caso de las abatibles tienes que decidir el sentido de la apertura: a derecha o a izquierda. La elección depende de los obstáculos que puedas encontrar al abrirla como, por ejemplo, un mueble, una ventana abatible, otras puertas, etc.

Puedes elegirlas en distitntos acabados

  • PVC: Destacan por su fácil mantenimiento.

  • Chapa natural.

  • Chapa barnizada: Fabricadas en chapa natural sobre la que se ha aplicado un barniz.

  • Lacadas: La calidad de las puertas lacadas varía según el número de capas y el gramaje (se mide en gr/m2). A mayor número de capas y mayor gramaje, más resistente será la puerta.

  • Cristal laminado: Dos láminas de vidrio unidas por una lámina plástica.

  • Cristal templado: La principal ventaja del cristal templado es su seguridad ya que en caso de rotura no produce filos cortantes.

  • Acabados especiales: Si lo que quieres es conseguir un color único o personalizar tu puerta tienes a tu disposición las puertas prepintadas. Listas para pintar, son muy económicas y solo necesitas elegir el esmalte acrílico que más te guste.

    Las puertas de cristal personalizadas son una opción muy decorativa con la que podrás conseguir estancias únicas. Elige el diseño de la puerta entre más de 60 propuestas diferentes. Además, puedes escoger una imagen diferente para cada cara y optar entre cientos de combinaciones. Las tienes en medidas estándar o si quieres te las hacemos a medida.

Materiales

  • Aluminio
  • Cristal
  • Forja y Hierro
  • Pvc