Ventanas


Cuando decidimos instalar nuevas ventanas en nuestro hogar, o lugar de trabajo, nos encontramos con infinidad de opciones en el mercado. Variedad que tiene que ver tanto con el tipo de ventana, como con el material a utilizar para hacerla.

El aluminio como material Desde hace muchos años, el aluminio se ha utilizado como material para ventanas por varias razones: es un material de alta calidad con valores estables y ofrece muchas posibilidades de mecanización y variedad de colores. En Aïlla trabajamos con el aluminio, ofreciendo a nuestros clientes gran variedad de modelos de ventanas y por eso, hoy os planteamos las características de este material:

  • El aluminio no conlleva mantenimiento. En cuanto a la limpieza, sus acabados lacados, no atraen la suciedad y en cuanto a las reparaciones, como el rozamiento de los herrajes es muy suave, las averías son muy escasas.
  • El proceso de anodizado al que se somete el aluminio, garantiza la correcta adherencia de la pintura e impide su corrosión.
  • La ligereza del aluminio y los avances tecnológicos en éste ámbito, permiten su rápida y sencilla adaptación a cualquier tipo de obra (viviendas, locales, museos…).
  • Las ventanas de aluminio permiten cualquier tipo de espesor de vidrio, pudiendo ofrecer un aislamiento térmico y acústico adecuado a las necesidades de la instalación.
  • El aluminio permite cualquier tipo de acabado lacado; en cuanto a colores e imitaciones de otros materiales como la madera.

En Castro Rey trabajamos con aluminio con/sin rotura de puente térmico (RPT).

El aislamiento térmico viene determinado por el coeficiente de transmisibilidad térmica que mide el trasvase de calor entre el exterior y el interior. En este aspecto, el PVC ofrece mejor aislamiento que el aluminio. También ofrece mejor aislamiento acústico y no requiere mantenimiento. El aluminio ofrece, sin embargo, mejor resistencia al fuego y más posibilidades decorativas, por su amplia gama de colores y texturas.

El aluminio con ruptura de puente térmico mejora el aislamiento (aunque no alcanza el aislamiento térmico del PVC), porque incluyen un material aislante entre la parte interior y exterior, que evita la transmisión del frío y/o calor.

El PVC como material Dentro de la gran cantidad de materiales sintéticos que hay en el mercado, el material para las ventanas que se ha impuesto significativamente durante los últimos años es el cloruro de polivinilo (PVC). Es el material del futuro para ventanas, por sus propiedades y facilidad de elaboración. Las ventanas de PVC están aumentando en el mercado. A continuación, os detallamos las características del PVC:

  • Las ventanas de PVC son ignífugas, difícilmente inflamables. Resisten los incendios sin deformarse y no propagan el fuego.
  • El diseño de este tipo de ventanas, hace posible la adaptación a cualquier tipo de obra.
  • El PVC es perfecto para conseguir mayor aislamiento térmico y acústico, gracias a su nula conductividad, son más aislantes.
  • Para mantener limpias las ventanas de PVC basta con agua y jabón.
  • Las ventanas hechas con este material no se oxidan, aunque reciban algún golpe o arañazo en la superfície.

¿Cómo escoger la ventana más adecuada?

En el momento de adquirir una ventana deben tenerse en cuenta varios aspectos sobre los que se tendrá que decidir. La eficiencia de una ventana está condicionada por el material del perfil, el tipo de apertura y el acristalamiento.

Clases de apertura.

  • Ventana Practicable: Ésta posee hojas que se abren hacia adentro o hacia afuera. Las hojas que se abren hacia el exterior son actualmente inusuales en nuestro país. El eje de oscilación se encuentra en la parte lateral del bastidor y la hoja de la ventana.Las ventanas con hojas que se abren hacia el interior de la vivienda, se denominan ventanas con apertura interior. Ellas tienen la ventaja de que la superficie exterior de los paneles de vidrio, se puede limpiar desde el interior fácilmente y sin peligro. Desventaja: las hojas oscilantes no poseen una posición basculante, por lo que con las hojas abiertas penetran fácilmente la lluvia o la nieve.

  • Ventana Batiente: Las ventanas con hojas basculantes, mueven la hoja al abrirse, alrededor de un eje inferior horizontal. La dirección de apertura se dirige hacia adentro. La hoja se rebate desde el plano de la ventana hacia el interior de la vivienda, con lo cual queda arriba una rendija abierta para la ventilación. La desventaja de estas ventanas es que son muy difíciles de limpiar en la parte exterior; por este motivo son utilizadas principalmente en entreplantas, sótanos y también como tragaluces.

    Existe una variante muy utilizada que se llama Ventana Oscilobatiente: La ventana se abre hacia el interior, siendo este tipo de apertura hoy en día en nuestro país la más usual. Ella combina dos posibilidades de apertura (oscilar o bascular) en una hoja, lo cual es una gran ventaja. El manejo en las ventanas oscilobasculantes es central, mediante una manija cómodamente asequible. Las hojas oscilantes no deben ser en su estructura más anchas que altas, dado que las hojas muy anchas sobrecargan las bisagras y tienden a desplomarse

  • Ventana Proyectante: En estas ventanas se mueve la hoja para abrirse alrededor de un eje superior horizontal. Las hojas abatibles se abren en la mayoría de los casos hacia el exterior y se utilizan frecuentemente como tragaluces en salas de deporte y centros de producción. Únicamente se pueden limpiar desde afuera, por lo que se recomienda su instalación solamente donde su superficie exterior sea accesible, por ej. en plantas bajas o invernaderos.

  • Ventana Pivotante: Son por lo regular, ventanas de gran superficie cuyas hojas giran alrededor de un eje giratorio horizontal colocado en la mitad de la superficie de la ventana. De este modo, la hoja se abre en su mitad inferior hacia afuera y en la mitad superior hacia adentro. Con este tipo de hojas, la función de ventilación para la entrada de aire desde el exterior es muy efectiva; a pesar de ello, las ventanas pivotantes pertenecen al grupo de las construcciones especiales. La ventaja de las pivotantes la encontramos en que incluso las ventanas con una gran superficie, se pueden abrir rápida y sencillamente. Este tipo de ventanas gira en un radio de 180°, de manera tal, que los paneles de vidrio se pueden limpiar

  • Ventana Corredera: En estas ventanas se mueven las hojas, corriéndolas en el plano de la ventana, lo cual tiene la gran ventaja, de que ninguna pieza de la misma sobresale hacía el interior de la vivienda. Las ventanas correderas cuentan con un mínimo de dos hojas, pudiendo estar una o más de ellas con vidrio fijo. Debe considerarse en base a la construcción, función y exigencias técnicas requeridas el lugar para su instalación

  • Ventana Fija:En estas ventanas, se colocan los paneles directamente en el marco. No se abren. Por ello deben tenerse en cuenta las opciones para limpieza y cuidado de estas ventanas.

Materiales

  • Aluminio
  • Cristal
  • Forja y Hierro
  • Pvc